Villafranca del Bierzo

VILLAFRANCA DEL BIERZO VIDEOS

Albergues Villafranca del Bierzo

Albergues Villafranca del Bierzo

Albergues, Hoteles, Hostales y Casas Rurales

VILLAFRANCA DEL BIERZO

Son abundantes los testigos materiales de una población que tendría ya cierta importancia en época prerromana y romana, a la vista de los abundantes restos castreños y de las explotaciones auríferas. El cercano Castro de la Ventosa, da fe del emplazamiento de la primitiva ciudad astur de Bergidum, luego trasladada a Cacabelos con el nombre de Bergidum Flavium. En la zona de Villafranca sitúan la ciudad romana de Carcesa.

Y por la zona discurrirían las calzadas prerromanas XIX y XX mencionadas en el Itinerario de Antonino. La cita más antigua conocida sobre la zona es de época de Bermudo I de Asturias y León, por el año 791, como lugar de una batalla, librada junto al Burbia, entre musulmanes y cristianos. El comienzo de las peregrinaciones a Compostela, tras el descubrimiento del cuerpo del Apóstol en el año 813, y las dificultades para atravesar el Camino convierten a Villafranca en la antesala del angosto valle del río Valcarce, junto a los pasos o puentes sobre el río Burbia, el Valcarce y el arroyo de la Barboriña, constituyendo el término de una de las jornadas de peregrinación a Santiago en el Codex Calixtinus.

MONUMENTOS

-Iglesia de Santiago. De estilo románico data de finales del s.XII, en torno al año 1.186. El privilegio que gozaba la Iglesia era ganar el Jubileo para aquellos peregrinos que encontrándose muy enfermos no podían alcanzar Santiago de Compostela. Es un templo sencillísimo de una sola nave con capilla barroca del S. XVIII en un lateral de la Iglesia. Construída con sillares desiguales resulta interesante su ábside con tres ventanas decorados sus arcos con el conocido “Taqueado Jaqués”. Destaca en el exterior su portada norte llamada “Del Perdón”; sus arquivoltas algo apuntadas tienen decoración de media caña las dos primeras la tercera motivos vegetales y la última un apostolado que remata en el centro con un Pantocrátor. Sus capiteles representan la Crucifixión, los Reyes Magos, la Epifanía, hojas de acanto, animales fantásticos… Ya en el interior, podemos admirar un valioso Crucifijo del S. XIV.

Dentro de la Capilla Barroca, en su retablo, se cobija la talla de la Virgen de las Angustias, S. XVI, que constituye un paso muy representativo de la Semana Santa villafranquina. En el mismo retablo aparecen escenas de la Pasión de Cristo. Existen en la Iglesia además otras tallas: la Virgen del Carmen, Santiago, San Blas y Santa Agueda. Finalmente su portada de acceso es muy simple formada por tres arcos sin columnas. 

-Los Tejedores. Los Tejedores es uno de los barrios mas famosos de Villafranca del Bierzo, se le conoce por este nombre debido a que en el habitaban los gremios de trabajadores de la Villa en siglos pasados, en su mayoria dedicados al campo textil.

-La Anunciada. El edificio se construye sobre las ruinas de un antiguo Hospital de Peregrinos, el de Santiago. Se trata de un edificio de gusto italianizante. Su portada se encuentra enmarcada por un gran arco y pilastras toscanas. La Iglesia es de una sola nave cubierta por bóveda de lunetos y cúpula en la cabecera. El retablo principal decorado con columnas salomónicas y relieves representando a la Anunciación, en Nacimiento de Cristo y los Desposorios de Santa Catalina. Data el retablo del S. XVII. Especialísima mención para la custodia traída de Roma por orden del fundador.

En el lado del evangelio se encuentra la hornacina con los restos de San Lorenzo de Brindis mandados traer por el Marqués desde Lisboa donde el Santo había fallecido. A los pies de la Iglesia está el Panteón de los Marqueses decorado con mármoles de colores. Se guarda en la Anunciada una colección de cuadros del pintor Renacentista italiano Jusepe Serena quien por encargo del Marqués pinta esta serie de cuadros cuyo tema es la vida eremítica. Se guarda en la Anunciada una colección de cuadros de pintura flamenca de principios del siglo XVII conocidos como los ermitaños de La Anunciada que corresponden a Paul Bril, Wenzel Cobergher, Jacob Frankaert y Willem I Van Nieulandt.

 -San Nicolás. Este bonito edificio se funda en el S. XVII por D. Gabriel de Robles, quien deja en su testamento rentas para hacer la fundación de un colegio de la Compañía de Jesús; cuyos objetivos eran la creación de un colegio para niños y estudios de teología para los que quisieran ser religiosos. En el año 1.822 se utilizó como sede de la Diputación Provincial al ser Villafranca capital de la provincia del mismo nombre. Posteriormente pasa a manos de los herederos del fundador, que venden el edificio a los Padres Paúles en 1.899, creando un colegio hasta el año 1.983 en que deja de funcionar como tal.

Las obras comienzan en 1.620 aunque la Iglesia es un poco posterior hacia la mitad del S. XVII siendo la fachada y el claustro lo más tardío, posiblemente de finales del S. XVII o XVIII. En el interior de la Iglesia se custodia la imagen del patrón de Villafranca el Santísimo Cristo de la Esperanza, talla sorprendente situada en el primer cuerpo del tramo central del retablo, obra del S. XVII, realizado en madera sin dorar con tallas como la de San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, San Francisco de Borja y un calvario entre otras. Se puede visitar en el interior del edificio un valioso museo de Ciencias Naturales.

 -Calle del Agua. La Calle del Agua fue la Calle con más actividad comercial, artesanal y de tránsito una vez consolidada la Ruta Jacobea, de la que es parte innegable. Toda la calle constituye un auténtico museo de heráldica como también importante muestrario de arquitectura barroca tanto civil como religiosa. Dentro de la arquitectura civil nos sorprende por su monumentalidad y la armonía de sus formas dos singulares edificios: Palacio de los Marqueses de Villafranca y Palacio de Torquemada, ambos del S. XVII. Existen otros ejemplos de gran singularidad como son las Casas Torre, la Casa Morisca, situada al lado de Palacio de Torquemada y se fecha en el S. XV. Conserva también la Calle la casa natal del poeta Enrique Gil y Carrasco.

-La Colegiata. El lugar que ocupa hoy la S.I. Colegiata estuvo ocupado por un monasterio de la orden francesa de Cluny bajo la advocación de Santa María de Cluniaco, tomando como fecha posible de su construcción el año 1.070, constituyendo un vestigio importantísimo para la Ruta Jacobea y sus peregrinos. La crisis que afecta al decadente monasterio en los siglos XIV y XV, hace que el segundo Marqués de Villafranca, Pedro de Toledo, se plantee la construcción de un soberbio edificio en el siglo XVI, el cual corresponde a la Iglesia que hoy podemos visitar, y sobre todo, que sea fiel testimonio y reflejo del poderío del Marqués en esta época concreta. Su trazado se realiza bajo un Gótico tardío con elementos propios renacentistas y fundamentalmente barrocos, y nos sorprende la parte de los pies de la Iglesia donde se puede ver que se trata de un edificio inacabado, donde se pensaba, según proyecto, hacer una construcción más larga y con otra zona de acceso más monumental y acorde con su conjunto. Sorprende al visitante de forma extraordinaria sus maravillosas y espectaculares bóvedas y cúpula en pizarra.

Posee la Iglesia tres naves, siendo la central más ancha que las laterales; y en estas últimas sendas capillas. Dentro de la Iglesia también podemos encontrar un retablo dedicado a San Roque y San Jorge, fechado en la segunda mitad del S. XVII. Existe otro Neoclásico dedicado a la Sagrada Familia, junto con tallas de Santa Lucía, la Virgen del Carmen, La Virgen del Pilar, Santo Domingo, San Antonio… Se custodian en la Colegiata pasos de Semana Santa: Ecce Homo, Jesús en la Borriquilla, Jesús atado a la Columna y El Cristo de la Misericordia.

 

-Castillo de los Marqueses de Villafranca. Situado en la parte alta de la Villa, corresponde a un edificio principalmente construído en el S. XVI. Es de planta cuadrangular y posee cuatro torreones en su ángulos. Construído fundamentalmente en mampostería. Se asemeja más al tipo castillo-palacio que al ejemplo de castillo-fortaleza. Su puerta principal se encuentra realizada en ladrillo y encima uno de los variados escudos que podemos observar en su trazado.

-Jardín de La Alameda. Es un bonito Jardín de trazado romántico construído en el año 1.882. Es importante visitar en su centro la fuente denominada vulgarmente “la Chata” y que fue traída del Monasterio de Santa María de Carracedo, situada en su claustro reglar del S. XVI. El jardín es magnífico escenario natural de la Fiesta de la Poesía. Se trata de un certamen poético a nivel nacional que va ya por su XXXVII Edición.

-Iglesia de San Juan. Situada a las afueras de Villafranca en la carretera hacia Corullón fue una de las cuatro parroquias de la villa. Se trata de un edificio románico del S. XII, de una sola nave y cubierta de madera. La cabecera de la Iglesia está abovedada y se separa del resto de la nave por un arco. Consta la Iglesia de dos portadas Románicas; la del norte es sencilla mientras que la del sur presenta varias arquivoltas sin decoración, aunque si la tienen algunos capiteles con hojas de acanto. En la última restauración llevada a cabo en la Iglesia se descubrieron restos de época romana correspondientes a un aljibe del S. II d.C.

-Plaza Mayor. La plaza mayor de Villafranca del Bierzo tras las últimas remodelaciones es muy espaciosa, en ella se encuentra el ayuntamiento de la Villa y uno de los más bellos teatros de toda España, vale la pena visitar la plaza para disfrutar de sus soportales y casas de antigua construcción.

-Convento de San Francisco. Fue Convento de franciscanos del que solo quedan restos. Su fundación data del 1.213, atribuyendose a la reina leonesa Doña Urraca. En sus orígenes tuvo otra ubicación en el antiguo hospital localizado en la zona ocupada por el Convento de la Anunciada. Posteriormente hacia el año 1.285 se traslada a su actual ubicación. De aquel Convento solo se conserva la Iglesia como única edificación. Se trata de un templo de estilo Románico-Gótico. La parte más antigua es la que corresponde a la portada de acceso de estilo Románico tardío. El segundo cuerpo de la fachada y las torres del campanario corresponden al Barroco, S. XVII.

 

La ampliación de la Iglesia se lleva a cabo en la segunda mitad del S. XV, en estilo Gótico, con el patrocinio de los Condes de Lemos. Son de destacar en el interior del templo su Retablo Mayor de grandes proporciones Barroco de estilo Churrigueresco. De singular importancia son los enterramientos o la arquitectura funeraria como la Capilla de Ambrosio de Castro donde se puede admirar una bóveda con arcos conopiales del S. XVI. Cuenta la Iglesia con un bello coro Plateresco que refleja la austeridad de la orden Franciscana. Del S. XVI son también la magnífica talla de la Virgen de la Expectación, “Virgen de la O”, y el relieve de la Piedad, cuyo patetismo llama la atención de quien lo contempla. No abandonaremos San Francisco sin alzar la vista y contemplar el espectacular artesonado Mudéjar del S. XV, de grandes dimensiones, decorado con motivos góticos y escudos de armas de los Condes de Lemos y Señores de Villafranca.