Santiago de Compostela

SANTIAGO DE COMPOSTELA VIDEOS

Albergues Santiago de Compostela

Albergues Santiago de Compostela

Albergues, Hoteles, Hostales y Casas Rurales

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Con anterioridad al siglo IX, la ciudad de Santiago no existe como tal. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas han demostrado que en el lugar que hoy ocupa la ciudad histórica, se asentaba en la Antigüedad una villa romana que pudo alcanzar una cierta importancia y que persistió hasta el siglo VII, pasando por el reinado de los suevos.

Junto al recinto amurallado de la “civitas” romana se erigió, en el siglo I, el mausoleo pagano que más adelante daría origen a la catedral. No hay duda de que, en el mismo siglo, en ese mausoleo recibieron sepultura tres mártires cristianos, ni del prolongado culto en torno al sepulcro, tal como atestigua el cementerio cristiano circundante que se utilizó hasta el siglo VII.

En los primeros años del siglo IX (el año 813 es el más probable) el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, por indicación de un eremita llamado Pelagio, examina el mausoleo que reconoce como el del Apóstol Santiago, basándose en la tradición oral según la cual Santiago había predicado en el “finis terrae” hispano y sufrido martirio tras su regreso a Palestina. Los discípulos Atanasio y Teodoro trajeron de nuevo su cuerpo decapitado, y para ello desembarcaron en Iria Flavia, a veinte km, y lo trasladaron hasta el monte Libredón, donde lo enterraron en un arca de piedra, dice la leyenda.

El rey asturiano Alfonso II se trasladó desde Oviedo con toda su corte y reconoció la existencia del sepulcro del Apóstol Santiago, declarándolo en ese mismo momento Santo Patrón del reino y convirtiendo el lugar en el centro de un culto capaz de aglutinar la cristiandad de Occidente frente a la expansión musulmana. La fundación de la ciudad se data en el año 830. También se construye la primera iglesia de Santiago, un sencillo templo que acogía en su interior el mausoleo de época romana.

La dimensión que Santiago de Compostela sigue teniendo como ciudad cultural y universitaria, y como punto de encuentro para gentes de todo el mundo, alcanzó su concreción en diferentes intervenciones urbanas que, por su calidad y singularidad, participan activamente en el diálogo global de la vanguardia arquitectónica y urbanística de este nuevo siglo, como es el caso del Auditorio de Galicia, el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), la facultad de Periodismo, la reordenación de la avenida Xoán XXIII -con una gran marquesina en fuga, la dársena de autobuses como actuaciones destacadas y la Biblioteca pública-, el Palacio de Congresos y Exposiciones, el parque de San Domingos de Bonaval, la Ciudad de la Cultura… que junto con los abundantes y cuidados espacios verdes, la apertura de nuevos espacios públicos, las esculturas diseminadas por el paisaje urbano, etcétera hacen de Compostela una ciudad en la que conviven, de una forma única, pasado y futuro. Tradición y actualidad.