Rabé de las Calzadas

RABÉ DE LAS CALZADAS VIDEOS

 

 

 

 

No Categoria Vídeos

RABÉ DE LAS CALZADAS

Rabé de las Calzadas no se llamó siempre así, hasta los últimos tiempos no ha tomado el nombre que hoy lleva. El nombre de Rabé de las Calzadas es de origen desconocido por ahora.

Existen varias teorias que tratan de dar un origen al nombre, desde las que dicen que deriva de Rabí (que significa, en el judaismo, “maestro” al existir en el pueblo una colonia judia antes de la expulsión de los moros de España), hasta las que dicen que significa Ribera e incluso Fortaleza. La más creible de todas es la que sostiene Fray Justo Pérez de Urbel y apoyada por Santiago Barquín Tobar y Luis Martínez Pardo que dicen que el nombre de Rabé tiene su origen en la misma repoblación medieval de estas tierras, y bien puede ser el nombre de quien repobló estas tierras o ser el nombre del lugar en donde éste nació o vivió. La primera vez que aparece el nombre de Rabé en la historia se remonta al año 946 de nuestra era pero el nombre aparece sólo y no lleva el “de las Calzadas”. El adjetivo “de las Calzadas” le viene de la época romana ya que no fue una sino varias las que cruzaron por el término municipal de nuestro pueblo. Por aquí pasó la quinta vía que llegaba a Clunia.

Deobrígula significa “ciudad de los dioses”, y fue una importante ciudad romana que, según unos, estuvo ubicada en Tardajos, y, según otros, en Rabé.

En el caso que hubiese estado ubicada en el término de Rabé es muy posible que no coincida con la actual ubicación de las casas del pueblo. En todo caso resulta dificil precisar su ubicación por la falta de documentos, pero aun así los documentos que la mencionán la sitúan en el término de Rabé, como así lo atestigua L. Huidobro.

Junto al pueblo en el término más conocido como la “nevera” existió un Castillo que protegió a sus habitantes en la época de la Reconquista. Hay varios documentos que atestiguan de la existencia de dicho castillo. Don Ramón Pardo nos lo confirma en sus escritos al hablarnos de la “Posición topográfica de la villa: sus límites y antigüedades”. L. Huidobro hace mención al castillo al hablarnos de uno de sus ilustres moradores “Don Luis Osorio de Acuña”, al cual haremos mención más tarde. También se hace mención en el testamento de Isabel la Católica y en concreto, a la clausula que dice así: “otrosí mando se vea luego el derecho que tiene el Obispo de Burgos a la fortaleza de Rabé”.

Hoy no quedan restos del castillo y hasta el aparente foso ha sido destruido pretendiendo hacer una finca más apta para la mecanización agrícola. La importancia del castillo de Rabé viene porque en él se refugió Don Luis Osorio de Acuña, Obispo de Burgos, porque al ser éste partidario de Juana la Beltraneja, y ser sitiado Burgos por las huestes de Fernando el Católico en mayo de 1475 tuvo que refugiarse en Rabé, desde donde hostigó a los burgaleses fieles a Isabel la Católica.

La ciudad medieval de Rabé, defendida por el castillo, tuvo tres basílicas o iglesias. Así lo refleja el Cartulario de Cardeña, del año 949. En dicho Cartulario se dice que un matrimonio y su hermano sacerdote, hicieron una donación a las basílicas de Santa María, San Martín y San Juan de Rabé. De ellas no quedan hoy restos. Quizá una de ellas sea la antigua iglesia, que fue derruida, al menos en parte, cuando se levantó la actual en tiempos de don Baldemoro Pampliega.

A la entrada del pueblo, según se viene de Tardajos y frente al edificio escuela levantado por Don Baldemoro Pampliega entre los años 1882-1884 se yergue el Palacio. Palacio que fue del conde de Villariezo en el siglo XVII. Don Ramón Pardo dice que debió ser construido en los primeros años del siglo XVII.