Belorado

BELORADO VIDEOS

Albergues Belorado

Albergues Belorado

Albergues, Hoteles, Hostales y Casas Rurales

BELORADO

Belorado se ubica al este de la provincia de Burgos, próximo a la Rioja, en la falda de la Sierra de la Demanda.  Su situación es estratégica al ser el paso natural entre el valle del Ebro hacia la Meseta durante la Reconquista.

Los orígenes de Belorado (Bellumfori) quedan reflejados en los yacimientos celtibéricos (autrigones) como es el caso de “La Muela” y romanos existentes, como es el caso de “La Mesa”, o bajo las actuales ruinas de su antiguo castillo. Especial importancia tiene la vía romana que desde Cerezo de Río Tirón (Segasamunculum), siguiendo por el denominado Camino Viejo, paralelo al río Tirón, llegaba a Belorado, cruzando el citado río por el lugar del Puente Viejo cuyos restos se sitúan junto al actual, accediendo al cerro de “La Mesa”, donde se encontraba el oppidium romano antecesor de Belorado (Abásolo, 1974: 11). Desde allí probablemente arrancaría otro camino secundario que comunicaría con Auca (Villafranca Montes de Oca).

Los restos de ésta época hallados a lo largo del tiempo son variados: un magnífico conjunto epigráfico de estelas funerarias, tesela hospitalis, vasija de grandes dimensiones,aras votivas, monedas….

Con la conquista por parte de Alfonso I de todo el territorio de la zona Oca- Tirón, se erige la fortaleza de Cerezo de Río Tirón con el fin de detener las primeras avanzadas árabes. Quizá la fortificación de Belorado se levante en este momento, ya que la existencia del cercano monasterio de San Miguel de Pedroso (759), demuestra que la región fue  repoblada tempranamente, a pesar del cercano peligro musulmán.

Sin embargo estas campañas musulmanas, es especial la protagonizada por Abderramán I (759) que penetra hasta territorio alavés, dejaron el territorio semidespoblado hasta finales del siglo VIII y comienzos del IX, iniciándose así a mediados de éste último (855-870) la nueva repoblación de este territorio. Es en éstos momentos, durante el mandato de Alfonso III, cuando algunos autores pretenden ver la configuración defensiva de la fortaleza del castillo.

Por otra parte, la presencia de las cuevas de San Caprasio atestigua el proceso eremítico en este momento histórico. Sin embargo, la primera mención documental referida a la villa es del año 945, en que se dice que Belorado”era en cabo del condado”, es decir, fronterizo con Navarra (Cadiñanos, 1987 149).

Cuando a principios del siglo XI Sancho III el Mayor de Navarra modificó el trazado del Camino de Santiago, desde Nájera hasta Santo Domingo de la Calzada y  Belorado, nuestra villa alcanzará momentos de esplendor, participando durante la Edad Media de un amplio desarrollo social y económico debido a su emplazamiento en el Camino  de Santiago confirmando definitivamente su personalidad. Su significado como punto importante queda patente en las guías de peregrinación- Americ Picaud la menciona con el nombre de Belforatus o “hermoso agujero”- y la mejora de sus infraestructuras queda reflejado en la mejora de los caminos, realizada por Alfonso VI, la construcción de un puente sobre el río Verdeancho y la mejora del primitivo Puente del Canto, sobre el Tirón, atribuido a San Juan de Ortega, así como el antiguo Hospital de los Caballeros, del cual lo único que queda en la actualidad es la Ermita de Nuestra Señora de Belén, o la antigua ermita de San Lázaro (hospital de peregrinos e infecciosos).

Después de la toma de Ibrillos, el territorio es sumido a los reyes de Asturias y el Conde Fernán González se instala en  Belorado entre 970 y 975.

La geografía hace a Belorado punto de unión entre la sierra ganadera  y la fértil vega del río Tirón. Su situación  entre Castilla y Navarra  la harían objeto de apetencia de ambos reinos, diversos hechos de armas hablan de destrucciones y conquistas.

Su castillo fue plaza fuerte del Cid, y fue entregado como dote de bodas del rey Fernando I (primer rey castellano), al casarse con Jimena.

En el siglo X, el primer conde castellano independiente, Fernán González, como agradecimiento de que en Belorado le libraron de los hierros con los que le tenía preso el Rey de Navarra (como dice el poema de Fernán González), concedió a la villa el privilegio de celebrar mercado los lunes, costumbre que anima todavía la plaza mayor porticada.

Albergues, Hoteles, Hostales y Casa Rurales

Restaurantes, Cafeteras y Tiendas