Arzúa

ARZUA VIDEOS

Albergues Arzua

Albergues Arzua

Albergues, Hoteles, Hostales y Casas Rurales

ARZÚA

Son abundantes los restos pueblos prehistóricos dejaron en nuestro condado. Eran las sociedades de cazadores y recolectores entre 3.500 y 1.500 antes de Cristo desarrollado la cultura megalítica. Tenían como elemento arquitectónico fundamental de su civilización o las momias medorras, monumentos funerarios que indican la existencia de las creencias religiosas de una organización.

Arzúa no catalogado más de treinta de estas construcciones.

Con los años, estas poblaciones probablemente nómadas, comenzaron a practicar la agricultura rudimentaria y llegar a ser cada vez más sociable.

Plinio transmite el censo del general Agripa estado diciendo que para el año 20 aC vivido en interfluvio Tambre-Ulla, donde es nuestro Consejo, al coporate y la Supertamaricos celta. Vivido, como se dijo en aldeas fortificadas y tenía una forma de vida que unifica todo el noroeste peninsular en la cultura: La cultura celta. Castro son muy numerosos en Arzúa puede relacionarse con la parroquia en lo individual como se desprende del estudio “La relación castro-parroquia” sacar provecho de la Ciudad de Arzúa por el investigador británico Meyer.

La gente amaba a las fuentes fuertes y fenómenos de la naturaleza y realizan rituales en el cruce. Prueba de ello son los santuarios religiosos de Fonte Santa cristianizada Lema, Mota en Campo de San Esteban o Viso Dombodán.

La llegada de los romanos mejorar los canales de comunicación para construir el puente Ribadiso y trazar la ruta que une Aseconia XIX (Santiago) con Lucus Augusti (Lugo). Alrededor de Arzúa instalado un campamento militar “breve” para controlar la explotación de las minas de oro de los cuales vestigios en Viladavil, Pantiñobre o Dombodán. Burres en la carretera, Vilantime, Viladavil, etc. Las muestras son inconfundible presencia de los romanos notorios en nuestra tierra.

En ambientación medieval, bajo el dominio de la mitra Compostela, surge la invectio la tumba del apóstol Santiago el mayor y, con él, las peregrinaciones. La altura de estas peregrinaciones causa cruce de nacimiento en un pequeño pueblo que el Codex Calixtinus llama Vila Nova. Este asentamiento sería pasado el tiempo, Santiago de Arzúa. Para ayudar física y espiritualmente a los peregrinos, se encuentra el hospital de Puente Ribadiso y los frailes agustinos para llegar a Sarria autorización del arzobispo de Compostela para construir el convento Madanela la obligación de proporcionar asistencia a los peregrinos.

En el año 1587, viendo que los piratas ingleses al mando de Francis Drake amenazaban con destruir Compostela, monseñor Juan de Torquemada Sanclemente y se agachó a la tumba no había sido saqueado por los invasores. Este hecho representó casi desaparición de peregrinación desde hace 300 años. En 1887 el cardenal Miguel Payá y Rico hicieron reformas en el altar mayor de la Basílica y la noche del 28 de enero de 1878 los trabajadores furaron una pequeña bóveda y apareció una cueva con esqueletos de tres hombres. El Papa León XIII se comunica con el mundo en la encíclica “Deus Omnipotens” el descubrimiento de los restos del Apóstol. Pero peregrinaciones siendo minoritario y tuvo poco eco en los pueblos que atravesaban como Arzúa. Sólo a partir de la declaración de rutas jacobinos como Itinerario Cultural Europeo 1ª (1987) por el Consejo Europeo y un Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1993, sólo, por ejemplo, a partir de ese momento peregrinación llega a la importancia que tuvo en la Edad Media.

Poca importancia, ya que en Arzúa desevolvemento la historia moderna de la peregrinación. Más importante, sin duda, fue la Inquisición como máquina represiva inventado por Torquemada. Hay constacia y comisarios del Santo Oficio en Burres, calvo Viladavil, Dombodán y Arzúa.

Las guerras que se cobraron Felipe II para aquellos fechas mater hegemonía no necesitan reclutar por la fuerza joven ordenando su acólito Arzobispo de Santiago. Específicamente en las parroquias de Mella y Viladavil son reclutados y que llevan las armas de que disponen: “Lopo la Mella, una pala; Bartolomé Pecene (Viladavil), un Legon; Julio Bouçalonga (Viladavil), espada y lanza; Alfonso Gómez de la muesca de un fusil “. Y tantos otros. También hay una tala indiscriminada de árboles de roble para suministrar madera a los astilleros que hacían los barcos para la Armada Imperial eran mujeres de los mares del mundo.